Respuesta de la AEPS al artículo “La educación afectivo-sexual en España, una corrupción en voz alta”

Respuesta al artículo: “ La educación afectivo-sexual en España, una corrupción en voz alta”, publicado en el periódico digital “El librepensador” por  Marta Oria de Rueda el 3 de julio de 2013. (*)

Estimado director.

La Asociación Estatal de Profesionales de Sexología (AEPS) quiere hacer un conjunto de consideraciones en relación al artículo señalado anteriormente:

  1. Esta Asociación debe y quiere responder a la ignorancia y desconocimiento sobre la educación sexual en nuestro país de la que hace gala la señora Oria de Rueda, patente a lo largo y ancho  de las letras del citado artículo. La ignorancia es evidente a la que se somete a la educación sexual, a sus profesionales  y por ende, a la ciencia sexológica, en general. No podemos permitir que tal agresión no sea respondida por las instituciones que defienden, protegen y promocionan la educación sexual y a todos los excelentes profesionales dedicados en cuerpo y alma a ella.
  2. Al margen del legítimo debate sobre los agentes concretos que pudieran o debieran tutelar, dinamizar o gestionar la educación sexual con nuestros jóvenes, en el cual estaríamos encantados de participar y aportar nuestra perspectiva, no podemos tolerar la agresión inconsistente y turbia, con la que la señora Oria de Rueda parece querer manchar y mancillar a la Sexología y a la educación sexual que se hace en nuestro país.
  3. Es tal la cantidad de imprecisiones y dislates presentes en el artículo que la tarea de explicitarlos en su totalidad se vuelve ingente. Como mar de fondo, es clara la intención de calumniar sea como sea y al precio que sea las intervenciones educativas que en materia de sexualidad se llevan a cabo en una gran pluralidad de centros educativos; intención que parece emerger de una irracional hostilidad hacia todo lo que circunvale la puesta en práctica de programas educativos cuyo epicentro sea la sexualidad en el marco del desarrollo integral de los sexos.
  4. Dentro de la miscelánea de imprecisiones que se lanzan en el artículo destacan las siguientes: asociación de ideas entre “corrupción” (en voz alta) y educación sexual; “adoctrinamiento” como objeto de la misma (de la educación sexual); “promiscuidad” y “normalización de cualquier práctica sexual”  como basamento estructural de la labor educadora; infame búsqueda de situaciones tenebrosas y promotoras de escándalo fácil descontextualizándolas, cuando no distorsionándolas, hasta lo imposible (“…vio como los alumnos se tapaban los ojos mientras gritaban al ver de pronto personas totalmente desnudas proyectadas en la pared del aula”). Para terminar con “…un silencio arrollador (el de los padres), criminal, por negarles a los hijos la libertad de conocer la verdad”. Todo, como usted puede comprobar, un impresionante ejercicio de objetividad, rigurosidad, prudencia y buen hacer periodístico.
  5. La Sexología, la educación sexual y los profesionales que a ello dedican su quehacer profesional no merecen ser injuriados de una manera tan hostil. Más si cabe cuando la ignorancia sobre ese quehacer queda patente a lo largo de todo el artículo.

La Sexología es la ciencia que estudia el hecho sexual humano y a cada uno de los sexos que conforman  este hecho. La educación sexual ayuda a construirse a los sujetos como seres sexuados: a desarrollarse, vivirse, sentirse, relacionarse y quererse como tales. Su objeto no es la promiscuidad ni la normalización de cualquier conducta sexual. Su objeto es la armónica convivencia con lo que uno es, siendo este “es” sexuado, desarrollando a la vez unas interacciones sexuadas saludables, seguras, confiadas, amables y sinérgicas. La educación sexual no adoctrina: estudia, comprende, facilita, colabora, ayuda y posibilita. Las decisiones de cómo y de qué manera se articula uno en las procelosas aguas de su sexualidad las tomarán los sujetos sexuados cómo y en el momento en que lo estimen conveniente. Descubrir lo que somos y cómo lo somos está muy lejos de la impostura y grosería a las que nos hemos visto sometidos en este artículo.

Un saludo

Ester Pérez Opi

Presidente de la AEPS

(*) La carta enviada al director del periódico ha tenido una pronta respuesta por parte de sus responsables que os añadimos aquí, y que agradecemos enormemente desde esta Asociación.

(Para cualquier contacto con la AEPS en relación con los Medios de Comunicación, ponemos a entera disposición nuestra Comisión de Medios a través del correo electrónico medioscom@aeps.es)

Anuncios

Un pensamiento en “Respuesta de la AEPS al artículo “La educación afectivo-sexual en España, una corrupción en voz alta”

  1. Pingback: Un Dios sin almas es como un pastor sin ovejas | BIS AEPS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s