EDUCAR LOS SEXOS: CON(SENTIR)

                Millones son las voces de indignación que han clamado estos últimos días ante la sentencia que un tribunal ha dictaminado sobre la violación perpetrada por cinco varones en Pamplona a una mujer. Desde la Asociación Estatal de Profesionales de la Sexología trasladamos todo nuestro apoyo a esta mujer y queremos hacer unos breves apuntes. Lo hacemos dejando a un lado los sistemas judicial, político o legislativo, que comprobamos cada día cómo están de despistados y paradójicos, y nos vamos a centrar en una visión más sexológica.

                Existe una construcción, no exclusivamente humana, que se llama educación. Siendo esta educación muy variable en su eficacia, propósitos y asignación de recursos al aplicarla a los intereses personales y sociales, constatamos que está ausente de manera absoluta en la experiencia sexual y las relaciones de los sexos. Nos han enseñado a comportarnos en la mesa y a comprobar la nota del supermercado, pero no nos han enseñado a aceptar nuestro cuerpo y a dialogar con los demás cuerpos. Violencia en la pareja, acoso y desprecio a las diferencias, miedo, vergüenza, silencio, dices no pero es sí, callas y consientes, varones contando las veces que follan: roles rígidos que perpetúan la desigualdad… Nuestra sociedad clasificada en taxonomías a conveniencia, comprendiendo el mundo a través de un agujero. Y la realidad no es así, porque nadie tiene todas las características de una categoría y porque todas y todos divergimos del resto. Negar esa diversidad en lo único supone conducirnos a la violencia y el conflicto en el que los sexos están inmersos. Sufrimos de un analfabetismo agudo en lo concerniente a la sexualidad, arrastrando esos conceptos arcaicos en la segregación de funciones y gestos, mirando a otro lado y en contra de la evolución social, científica y experiencial. Seguimos negando lo evidente, tropezando e hiriéndonos con sangre y lágrimas, bailando en la oscuridad de la ignorancia.

                Si hay voluntad de que el panorama social cambie en las relaciones de los sexos, si de verdad deseamos una convivencia desde el diálogo y el respeto, necesitamos de esa educación sexual: escuela, familia, empresa, universidad, recursos mediáticos, aunando esfuerzos. Una educación sexual universal, de libre acceso, de base científica e inclusiva. Ya no se trata sólo de un deseo, sino de una necesidad urgente que nos vayamos formando en la valoración y en la tolerancia, unos valores y una permisividad que salgan de cada persona y se expresen en las demás personas. Cada una y cada uno de nosotras y nosotros somos diferentes y tenemos muchas cosas en común: es nuestra labor educativa madurar en esas diferencias y en esas concordancias, aceptando los hechos y comprendiendo los procesos. Abandonar las ideas castrantes de penes que todo lo pueden, dominios domésticos, miradas que acosan o fuerza que aprisiona. Que las generaciones crezcan sabiendo: la educación hecha por personal competente, ofreciendo la certeza y la duda científica, alejada de la manipulación política e ideológica, empapada de todas y cada una de las disciplinas éticas y filosóficas. Quien comete un delito atentando al cuerpo que lo haga con plena conciencia de su comportamiento y en la más completa soledad de sus decisiones.

       JUNTA DIRECTIVA

Asociación Estatal de Profesionales de la Sexología

img_8261

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s