La sexología en los tiempos del género.

Lucía Glez-Mendiondo Carmona*.

Texto base a la ponencia presentada en las Jornadas Internas de la AEPS. Valladolid, noviembre de 2018.


“Y pienso que también hay maternidad en el varón, una maternidad corporal y espiritual; su engendrar es también una forma de dar a luz, y dar a luz es crear desde la plenitud más íntima. Quizá los sexos estén más emparentados de lo que se cree y la gran renovación del mundo consistirá, quizá, en que el hombre y la mujer, liberados de todos los sentimientos erróneos y de todas las desganas, no se buscarán como opuestos, sino como hermanos y vecinos; y se realizarán juntos como personas, a fin de llevar conjuntamente, con seriedad y paciencia, el sexo, que es difícil y que les ha sido impuesto.”

RAINER MARIA RILKE. CARTAS A UN JOVEN POETA, 1903.

 

A lo largo de mi exposición voy a tratar de definir qué es eso del género y por qué podemos decir que vivimos en  los tiempos del género, el presente, y dar algunas pinceladas sobre el postgénero, que creo que es el futuro inmediato, para luego dejar que Agus aterrice en el lugar que la Sexología juega o podría jugar, o al menos nos plantee algunas cuestiones más prácticas sobre las consecuencias legales, educativas, mediáticas o lo que él considere, de esta aceptación social del discurso de género como marco interpretativo de la interacción entre hombres y mujeres. Sigue leyendo

Anuncios

“La ignorancia sobre la asexualidad es una forma silenciosa de activar la discriminación y el repudio.”

1200px-Asexual_flag.svg

Entrevista realizada a José Luis Beiztegui Ruíz de Erentxun* para la revista Interviu

  I: ¿Cuáles son las principales dudas que tienen las personas antes de darse cuenta de su asexualidad? Sigue leyendo

17 de Mayo: Educación Sexual frente a la Homofobia y la Transfobia

ANA FERNÁNDEZ ALONSO*

17 mayo

Sabemos que en los primeros años de la infancia, ya se empieza a tener conciencia de la identidad sexual. Así como también sabemos que en la adolescencia es el momento en que nuestro deseo erótico se orienta preferentemente hacia hombres o hacia mujeres, o hacia hombres y mujeres, incluso podríamos asegurar que en muchas ocasiones sucede bastante antes.

 

En principio ello no debería suponer ningún problema… Pero los problemas aparecen cuando la sociedad se empeña en que las cosas sean de manera distinta a como el niño, niña o adolescente las percibe. Y cuando digo la sociedad me refiero al entorno: familia, amistades, escuela, vecindad…

Sigue leyendo

EDUCAR LOS SEXOS: CON(SENTIR)

                Millones son las voces de indignación que han clamado estos últimos días ante la sentencia que un tribunal ha dictaminado sobre la violación perpetrada por cinco varones en Pamplona a una mujer. Desde la Asociación Estatal de Profesionales de la Sexología trasladamos todo nuestro apoyo a esta mujer y queremos hacer unos breves apuntes. Lo hacemos dejando a un lado los sistemas judicial, político o legislativo, que comprobamos cada día cómo están de despistados y paradójicos, y nos vamos a centrar en una visión más sexológica.

                Existe una construcción, no exclusivamente humana, que se llama educación. Siendo esta educación muy variable en su eficacia, propósitos y asignación de recursos al aplicarla a los intereses personales y sociales, constatamos que está ausente de manera absoluta en la experiencia sexual y las relaciones de los sexos. Nos han enseñado a comportarnos en la mesa y a comprobar la nota del supermercado, pero no nos han enseñado a aceptar nuestro cuerpo y a dialogar con los demás cuerpos. Violencia en la pareja, acoso y desprecio a las diferencias, miedo, vergüenza, silencio, dices no pero es sí, callas y consientes, varones contando las veces que follan: roles rígidos que perpetúan la desigualdad… Nuestra sociedad clasificada en taxonomías a conveniencia, comprendiendo el mundo a través de un agujero. Y la realidad no es así, porque nadie tiene todas las características de una categoría y porque todas y todos divergimos del resto. Negar esa diversidad en lo único supone conducirnos a la violencia y el conflicto en el que los sexos están inmersos. Sufrimos de un analfabetismo agudo en lo concerniente a la sexualidad, arrastrando esos conceptos arcaicos en la segregación de funciones y gestos, mirando a otro lado y en contra de la evolución social, científica y experiencial. Seguimos negando lo evidente, tropezando e hiriéndonos con sangre y lágrimas, bailando en la oscuridad de la ignorancia.

                Si hay voluntad de que el panorama social cambie en las relaciones de los sexos, si de verdad deseamos una convivencia desde el diálogo y el respeto, necesitamos de esa educación sexual: escuela, familia, empresa, universidad, recursos mediáticos, aunando esfuerzos. Una educación sexual universal, de libre acceso, de base científica e inclusiva. Ya no se trata sólo de un deseo, sino de una necesidad urgente que nos vayamos formando en la valoración y en la tolerancia, unos valores y una permisividad que salgan de cada persona y se expresen en las demás personas. Cada una y cada uno de nosotras y nosotros somos diferentes y tenemos muchas cosas en común: es nuestra labor educativa madurar en esas diferencias y en esas concordancias, aceptando los hechos y comprendiendo los procesos. Abandonar las ideas castrantes de penes que todo lo pueden, dominios domésticos, miradas que acosan o fuerza que aprisiona. Que las generaciones crezcan sabiendo: la educación hecha por personal competente, ofreciendo la certeza y la duda científica, alejada de la manipulación política e ideológica, empapada de todas y cada una de las disciplinas éticas y filosóficas. Quien comete un delito atentando al cuerpo que lo haga con plena conciencia de su comportamiento y en la más completa soledad de sus decisiones.

       JUNTA DIRECTIVA

Asociación Estatal de Profesionales de la Sexología

img_8261

Diferencia sexual y juego infantil

Diferencia sexual y juego infantil1

José Luis Beiztegui Ruiz de Erentxun*

El sexo no es el destino, pero es una buena probabilidad estadística”2

Con el objeto de disertar brevemente sobre este vivo, actual y sustancioso tema, a saber, las concomitancias y correlaciones que se dan entre el sexo y la elección y conducción del juego infantil, me propongo visitar tres estaciones ilustrativas para culminar en un punto final donde estableceré las conclusiones al respecto. En primer lugar, y como primera estación, seré crítico acerca de cierta mitología de la naturaleza humana que pretende seguir “poniendo todos los huevos” del ser y devenir humano en manos de la sociedad, la cultura, las expectativas sociales, la crianza, la educación y similares. Por otro lado, ya transitando por la segunda y tercera estación, haré referencia a diferencias sexuales evidentes y a fenomenología (s)experimental de amplio espectro que nos ilustrará sobre el sesgo sexual en casi todo, pero más en exclusiva en el área del juego infantil. Por último, como ya he advertido, inferiré de lo dicho unas cuantas conclusiones finales. Sigue leyendo